Grandes estampas al buril

Con la técnica del buril, la afilada barra de acero de este instrumento abre tallas, por presión, en el cobre. Con este procedimiento, alrededor de 1600 y dentro de la estética manierista, Hendrick Goltzius, Aegidius Sadeler, Jan Muller y Jan Saenredam hicieron grabados espectaculares, no sólo por su tamaño, sino también por su virtuosismo, tanto en un sentido técnico como en lo relativo al diseño de las figuras y la composición.

La singularidad de la estampa La Santa Faz realizada por Claude Mellan en 1649 es comentada en todas las antologías sobre el arte del buril. Es una imagen hecha con una única línea en espiral que empieza en la punta de la nariz. A partir de los siglos XVII y XVIII, el grabado al buril alcanzó un nuevo momento de esplendor en manos de los grabadores académicos franceses. Innumerables estampas francesas de la época demuestran una exigente formación académica en la práctica del grabado al buril, y de resultados sorprendentes en lo referente a la manera de reproducir los rostros y las texturas de la ropa y de los objetos.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
Accepto | Más información